CUÉNTANOS TU HISTORIA

 

Anónimo

Mucha gente me envidiaba en ese entonces por mis notas y por ser buena alumna. También era muy tímida y no tenía muchos amigos. Todo mi salón me empezaba a molestar todos los días con un juego que consistía en que me tocaban o tocaban algo mío y si alguien hacía eso estaba como “infectado” y se lo iban pasando a todos. Se decían “safo” como para desacerse de lo que habían tocado de mi. Eso perduró por bastante tiempo. Luego, un grupo de niñas me siguieron hasta el baño y me espiaban mientras yo me metía al inodoro. Se trepaban en un banco en el baño y me veían desde arriba y se reían de mi. Eso sucedió dos veces sin que sucediera nada más. La tercera vez que ocurrió, decidí hablar con una maestra y contarle todo. Luego de eso las sancionaron y no lo volvieron a hacer. Después ellas pretendieron ser mis amigas para acercarse a mi pero en realidad nunca fueron amigas mias. Durante ese tiempo me sentí muy mal y triste. Tenía muy bajo el autoestima y no me valoraba. Me trate con una psicóloga y poco a poco las cosas empezaron a cambiar.

Si crees que una historia puede causarle daño a alguien, denúnciala aquí info@niunomas.net

Panamá, Rep. de Panamá

+507 6127-9436 | hola@niunomas.net

©2020 por Ni Uno Más